Mi lista de blogs

Labels

Tags

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Random Post

Mi lista de blogs

Con la tecnología de Blogger.

Translate!!

Encuentralo!!

http://lasillaenfadada.blogspot.com.es

¿Te gustaría colaborar con reseñas en La Silla Enfada?

Envianos un E-Mail: lasillaenfadada@hotmail.com



Canción del día (Song of the Day)

Canal YouTube: LaSillaSónica

Canal SoundCloud: LaSillaSónica

Twitter

Colaboradores

Pages - Menu

viernes, 24 de octubre de 2014


 LOW
"THE INVISIBLE WAY"
Subpop
2013



Siempre que Eduard Punset opina, comenta o reflexiona es obligado y digno de atender a sus sábias palabras, y en esta ocasión, el científico, dejo caer en una de sus convenciones algo tan corriente como es la música, remarcando una frase lapidaria que te hace pensar profundamente "La música sirve para algo y el resto, para casi nada", también leí hace unos días algo muy parecido y decía que viendo y sabiendo el comportamiento de la humanidad a lo largo de su historia, la música había sido un error de la creación, algo incomprensible, como algo tan bello y perfecto podía haber salido de las entrañas de la autodestrucción de una especie que arrasa todo por donde deja su impronta. Quizás, si dentro de miles de años todavía esta especie como es la humana existe, espero y deseo que sea recordada por su capacidad de crear de la nada sentimientos, emociones, llantos y alegrías a través de los dedos de esos genios sin que nada les tiemble el pulso y respetando siempre la melodía que nos cautiva, a lo mejor lo único que importa es, justamente, lo que nos cautiva: sentir que formamos parte de la manada, empatizar con los demás. A lo mejor la música sirve para algo y el resto, para casi nada. Y es que hay que entender que la música es un lenguaje y hay canciones que tienen sus raíces tan profundas en nuestra memoria como para parecer casi un conocimiento innato, es el residuo de una existencia anterior, un recuerdo atávico. Pero ¿de dónde viene tal apego a una melodía? en los episodios triviales de nuestra vida se despiertan sensaciones olvidadas, la epifanía, en este caso, la manifestación de la dimensión extra-temporal de los recuerdos, se realiza en la oportunidad de saborear la emoción repentina de una suspensión en el tiempo, por lo general relacionado con la juventud, la edad que recordamos con mayor ternura y en la que estamos más dispuestos al asombro y a la maravilla de las cosas. En momentos en que surgen las últimas emociones, el tiempo se pierde en las profundidades de nuestra memoria, vuelve a envolvernos de nuevo con esa claridad y te das cuenta de que el triunfo del espíritu humano es inexorable al paso del tiempo y a la descomposición de la materia. De la misma manera habrá música que os matara lentamente y llorareis en palabras que hieren el alma, palabras que aun a pesar de que lo intentéis, no podréis arrancaros de vosotros, de vuestros pensamientos y de lo que es peor, de vuestro corazón.
Parece que a medida que pasaban los años, tendemos a atraer sólo lo esencial. Y Low no son la excepción. Registrado bajo el liderazgo de Jeff Tweedy (Wilco) en su estudio de Chicago, tomando la apariencia de equilibrio en esta última entrega vuelve a sonar al igual que su predecesor, lentitud, tranquilidad, melancolía y belleza, pero aún más radical que nunca. "The invisible Way" suena como dulces palabras susurradas en la almohada, un trabajo para escucharlo y sentarte con las luces apagadas.
Causa o consecuencia, el trío esta vez dejó a Mimi Parker pusiera su voz a la mitad de los títulos de las canciones cuando se habían utilizado previamente para usar solo una o dos canciones, y dejar el resto a un Sparkhawk que todavía sigue igual cuando se trata de mover los hilos de las emociones ("Plastic Cup, Amethyst, Mother, y la hermosa Clarence White"). Musicalmente también, Low parecen tener su elección. Como para compensar los temas pesados con las letras y que lógicamente han sido defendidas por composiciones más estridentes, la banda ha optado por hacer de la guitarra acústica y el piano dos piezas claves en el álbum "So Blue" "Four Score".
También tenemos alguna saturación guitarristica "On My Own", y un ligero aumento en el ritmo "Just Make It Stop", "The invisible Way" es tranquilizador por dos razones: una porque que te sientes bien, el otro porque las cosas bonitas son las cosas que llegan sin decir nada y sorprenden. Las que subyacen en los huecos de las palabras que sí que se han dicho. Qué bonito todo lo que se dice sin decir, y qué bonito lo que le acabo de decir tan sin querer.


Sergio Verdiell

Puntuación *8,5/10
Categories:

Blogroll

Flag Counter